La población estudiantil de la INSTITUCIÓN EDUCATIVA RICAURTE, por su heterogeneidad y características propias,  puede ser  considerada  como un reflejo a nivel micro de la población que habita en la zona donde nos encontramos ubicados.  Los rasgos psicosociales más destacables a nivel de problemática en alumnos de comportamiento crítico son  la baja autoestima, un nivel de pertenencia pobre e índices altos de agresión, rebeldía y negación a la aceptación de un patrón de autoridad.  Hay confusión en cuanto a los deseos claros de mejoramiento en la calidad de vida.


El estudiante Ricaurtense ha de ser ante todo una persona integral, formada con base en principios y valores que estimulen la convivencia consigo mismo y con los demás. Por lo tanto  debe  ser capaz de:

  1. Ser un joven comprometido con la visión y la misión de nuestra institución.
  2. Ser el agente principal de su propia formación, desarrollando aptitudes y actitudes que posibiliten su aprendizaje.
  3. Ser un líder con una actitud crítica consigo mismo, frente a su realidad, capaz de plantear alternativas tendientes a la solución de conflictos propios de la comunidad.
  4. Interpretar y aplicar los principios morales que estructuren y orienten el concepto de familia como base de la sociedad.
  5. Utilizar adecuadamente los avances tecnológicos que estén a su alcance, poniéndolos al servicio y la promoción de sí mismo y de los demás.
  6. Asumir con criterios éticos los conocimientos de la ciencia, la administración y la tecnología.